viernes, 3 de febrero de 2012

Analogías Cohen (1ª parte)

Con el permiso del blog me dispongo a escribir el cuarto artículo sobre Leonard Cohen.

Empecé tarde a conocer su discografía y confieso ser un novato ya casi devoto.

No hay artista que haya provocado tanta unanimidad en muchos de mis dormidos sentidos artísticos y eso que no he profundizado todavía en más de 20 canciones suyas.

El objetivo de este texto es hacer una analogía entre algunos de nuestros ciclos vitales comunes y distintas canciones de su obra.

Como ya dijo Caarte, la interpretación de su lírica y de muchas otras de otros artistas es subjetiva. Cada uno percibe la canción como desea y promuevo que puede haber muchas visiones ante una misma letra. Y en la música es preferible no debatir esas sensaciones (máxime compartir), sin embargo no sucede lo mismo con el Séptimo Arte o la Literatura.

Empecemos:

1- Suzanne: de las mejores historias narrativas que he leído nunca. Interesante interpretación, inmaculada recitación y melodía perfecta. La canción sin fisuras. Me gusta pensar que mientras vamos avanzando por el camino de esto que llamamos “vida” vamos encontrando a algunos seres que nos fascinan y que tampoco podemos “poseer” por tener distintas coordenadas de espacio/tiempo (nómada vs sedentario). Platónicamente la imagen permanecerá siempre así de pura. Y esa es la mejor recompensa cuando miramos hacia atrás. Sin erosión no hay desgaste. Esa es una de sus tristezas aceptadas. La mención religiosa de Jesús es todo un misterio pero cada uno allá con su percepción. Yo tengo la mía muy clara y guardada. Keep the secret.

2- The partisan. Mi favorita. Evidentemente el himno de la resistencia francesa no es suya. A día de hoy, los nazis serían metafóricamente el capitalismo, instalado en esta sociedad donde el estado es una marioneta de las grandes multinacionales bursátiles. Ahora los “buenos” somos superiores en cantidad (¿zombis?) pero inferiores en armas contra estos dos estamentos (empresa/estado). ¿Resistiremos de alguna forma buscando algún recoveco bajo un coto privado (poder vs alma)?.

Lo único de francés que conozco es gracias a las sencillas estrofas de esta canción, por su simplicidad al contar tal atrocidad de principios de los años 40. En negrita, lo más significativo, y cuando es cantado por los coros femeninos que acompañan en las últimas décadas a Cohen, alcanza un sabor celestial de lucha. ¿Somos partisanos?

Les allemands etaient chez moi,
Ils me dirent, signe toi,
Mais je nai pas peur;
Jai repris mon arme.
Jai change cent fois de nom,
Jai perdu femme et enfants
Mais jai tant damis;
Jai la france entie`re.

Me recuerda también a la escena de de aquella serie de televisión sobre Kunta Kinte cuando lo torturaron para que se autonombrase "Toby” y no cedió.

“The future” podría ser añadida en este apartado pero sin ya esperanza alguna de victoria individual y mucho menos corporativa (jai la France entière), porque el mal no está claramente disfrazado como estaba el fascismo ocupando casi toda Europa para crear el Reich definitivo. Es mucho más vasto e incluso invisible. A destacar: “I was the little Jew who wrote the Bible”.

3- So long Marianne // Hey, that´s no way to say goodbye. ¿Cuándo se termina una relación duradera? La dificultad reside en que las dos partes estén balanceadas, siendo o no siendo así, sigue siendo traumático por lo que podría haber sido y por lo que ha acabado siendo. Cohen puede ver la finalización como la iniciación. Nacer y morir es lo mismo. A destacar: “I never said I was brave” “I forget to pray for the angels”

Las dos canciones son primas hermanas lejanas. En la primera, parece que ha habido más fondo; en la segunda, más forma. Todas con gran respeto hacia con quien has compartido tráfico y alcoba. "Tonight will be fine" es cronológicamente muy posterior a la ruptura, el reencuentro sin reproches.

Y el residuo final, o la moraleja, es ser parte de alguien. Haber sido parte de alguien. La suma de esas partes es una de tus herencias seguras.Y "The Gipsy ´s wife" refleja este argumento citando frases como:

“And there is no man or woman who can be touched,
but you who come between them, you will surely be judged.
So where, where is my gypsy wife tonight?“

La canción opuesta sería “There is a war” donde se distingue que nadie se percató de terminar a tiempo. Musicalmente country. Todavía hay algunos que admiten que les puede gustar el country. Yo soy uno de ellos.

Por  Tomarasp. (Colaboración)

1 comentario:

  1. Ole tu !!! Me ha encantado lo de los "zombies"

    Joanju.

    ResponderEliminar