viernes, 29 de abril de 2011

"Donde habite el olvido": de Bécquer a Sabina pasando por Cernuda

Los versos, su forma, contenido y significado van mutando y heredándose de poema a poema, de poema a canción, de generación en generación, de siglo en siglo, y se instalan en el imaginario colectivo donde los poetas buscan ideas y trabajan con las palabras.

Joaquín Sabina es el letrista español con mayor reconocimiento en los últimos treinta años, su originalidad siempre ha conectado con el gran público y a todos nos ha hecho reír con sus satíricas letras o emocionar con sus sentimentales versos. Poeta urbano, cronista de los submundos nocturnos y lector compulsivo siempre ha bebido de la fuente de los grandes clásicos, siempre ha luchado por acercar la poesía y el oficio de orfebre de las palabras a la gente llana, su fama ha permitido que mucha gente haya podido descubrir a los grandes poetas hispanoamericanos del siglo XX como Ángel González, Cesar Vallejo, Antonio Machado, Rafael Alberti etc, estamos sin lugar a dudas ante el Quevedo de nuestros días, el pícaro, golfo e ingenioso trovador de sentimientos desgarradores o historias de bares, vasos y besos.

“Donde habite el olvido” nació como verso, en particular como el 15 de la rima LXVI de Gustavo Adolfo Bécquer, el poeta romántico del siglo XIX, donde el sevillano reflexiona acerca del destino del hombre, donde se pregunta acerca de dónde venimos y a dónde vamos, y donde alcanza la dolorosa conclusión de que nuestro destino es la abrumadora nada, donde habita el olvido:

¿Adónde voy? El más sombrío y triste
de los páramos cruza,
valle de eternas nieves y de eternas
melancólicas brumas;
en donde esté una piedra solitaria
sin inscripción alguna,
donde habite el olvido,
allí estará mi tumba.


Un siglo después Bécquer era homenajeado por otro poeta sevillano: Luis Cernuda, en esta ocasión “Donde habite el olvido” toma la categoría de título de un poema y Cernuda se refiere a ese mismo lugar, donde el deseo no existe, como la única solución para aplacar un amor no correspondido. La muerte en esta ocasión es una herramienta donde poder descansar del ángel terrible que puede llegar a ser el deseo amoroso.

Donde habite el olvido,
en los vastos jardines sin aurora,
donde yo sólo sea
memoria de una piedra sepultada entre ortigas
sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
Donde penas y dichas no sean más que nombres,
cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
disuelto en niebla, ausencia,
ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.


Y cierra el círculo medio siglo más tarde otro poeta andaluz, nuestro ya citado Joaquín Sabina que en su disco más aclamado “19 días y 500 noches” se sirve del verso inicial de Bécquer y del poema de Cernuda para llevarlo al terreno de la canción popular. “Donde habita el olvido” en esta ocasión refleja el sentimiento de frialdad y vacío que queda en la cama una vez que la pasión amorosa ha desaparecido tras la llegada del alba y la huída de la noche.

El día que llegó
tenía ojeras malvas
y barro en el tacón,
desnudos, pero extraños
nos vio, roto el engaño
de la noche, la cruda luz del alba.

Era la hora de huir
y se fue, sin decir:
llámame un día,
desde el balcón la vi
perderse en el trajín
de la Gran Vía.

Y la vida siguió
como siguen las cosas que no
tienen mucho sentido,
una vez me contó,
un amigo común, que la vio
donde habita el olvido.

Por Caarte.

15 comentarios:

  1. Sabina para inspirarse ha bebido de los clásicos, y también de unas cuantas botellas de Whisky, y sin soda, que voy a hacerle yo...
    Ardemo

    ResponderEliminar
  2. Cada uno bebe de lo que quiere. Sabina es blog n gran poeta.

    ResponderEliminar
  3. sabina es un ladrón de versos, toda su obra es un plagio y como buen ladrón glorifica a los ladrones, pacto entre caballeros, la del dioni, que demasiao y tantas otras que no quiero malgastar mi tiempo aquí escribiendo sobre un poeta tan pobre y tan vanamente glorificado

    ResponderEliminar
  4. yo soy poeta y yo escribo sin robar nada a nadie y si cien años después de mi muerte alguien roba mis versos y después dice que es en mi homenaje...sin duda que volveré del otro mundo a tirar las orejas...he aquí uno de mis mejores versos, publicado en Argentina y en España.
    Somos caricias que en la piel se bordan/cuando junto a las sombras/tus deseos me nombran/y nos conocemos con premura/ durante la penumbra que siembra la luna que nos alumbra/hasta el amanecer/Navego en las entrañas de tu ser/para volver a nacer/entre tus piernas, mujer. Hernán Darío Carro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La asunción de "yo soy poeta" habla mucho (y mal) del que lo dice... La poesía (y, en general, la literatura, el arte) se ha construido siempre sobre las bases de otros... Nadie saca lo suyo de la nada... ¿También tirarías de las orejas al gran Cernuda por coger el verso de Bécquer?

      Eliminar
    2. Yo soy poeta y en verdad me hubiese gustado ser el poema(Gil de Biedma) con respecto a la asunción de "yo soy poeta" y sin ningún respeto hacia usted porque en sus líneas advierto que empieza por herir al otro y luego trata de justificar el plagio escribiendo que la poesía se ha construido siempre sobre las bases de otros, entonces, solamente por estas dos premisas, usted es el mal.
      Es cierto que el yo no puede escapar al nosotros pero para ser un verdadero poeta es necesario adentrarse en el yo y encontrar la propia voz, la esencia del ser...aquellos que siguen ligados al nosotros, jamás van a ser poetas, solamente escriben y hacen cultura vulgar para las masas.
      Además confieso que yo soy el mal y también el bien.
      Quisiera saber donde encuentra usted, en mi poema Somos, alguna clase de plagio a otro poeta, para que su opinión resulté algo respetable.
      La persona empieza a ser poeta y a poder decir YO SOY POETA cuando crea una voz nueva, original...un poeta de mi tierra, una tarde, vió el rio de la plata y dijo que el rio de la plata tenía color de león; he ahí el poeta, porque miles de personas vieron ese rio por cientos de años pero a Lugones se le ocurrió que tenía color de león. Almafuerte es otro gran poeta de mi nación ya que es imposible que haya robado versos a otros porque no leyó. El gran Cernuda es intocable, porque sus poemas así lo demuestran, su pluma es única y original.
      En verdad si usted encuentra en mi poema una pluma inigualable e irrepetible o un excesos de rimas; verdaderamente me tiene sin cuidado, hace mucho tiempo que no dependo del juicio de los hombres y eso sucede desde que soy inmortal...además estoy seguro que usted no es poeta, solamente algún fanático de sabina, un crítico que jamás creo nada, escriba usted un poema y yo diré quien es usted...hasta que no escriba seguirá siendo un crítico vulgar.

      Eliminar
    3. ¿"Durante la penumbra que siembra la luna que nos alumbra"? ¿En serio ese ripio es lo más original que se le ocurrió? Ándele señor "yo-soy-poeta" pagado de sí mismo...

      Eliminar
    4. durante la penumbra que siembra la luna es mágnifico, poderoso, sublime...Carro es un genio que esta más allá del entendimiento de una persona que dice andele, si usted dice andele no puede y no debe entender la genialidad de esta frase...de hecho estoy muy contento que alguien que dice andele no guste de mis frases...me aterrorizo de noche, soñando, pensando que alguien que dice andele se enamorase de mis letras...Soy fuego y viento y te invento en cada sentimiento, en cada conocimiento acerca del infinito comprendo que todo tiene que ver contigo

      Eliminar
    5. señor ándele...igualmente aprecio su atención porque si eligió esa frase es porque leyó mi poema...si gustaron o no mis letras es harina de otro costal...aquello que verdaderamente importa es ser leido...ser escuchado...

      Eliminar
    6. la última respuesta...el poema que usted critica, señor andele, fue elegido entre dos mil poemas para ser publicado en una antología de una editorial argentina, sin pagar un céntimo a nadie. http://www.dunken.com.ar/seleccion/PDF/revelaciones
      Página 42. Mujer.

      Eliminar
    7. Muy bien, señor Carro. Qué divertido leer que usted se autoproclama poeta “magnífico, poderoso, sublime”. Qué fortuna tengo al estar lejos de su majestuosa presencia, no sea que mi risa provoque su temible ira y olvide la paz que le provoca la publicación de sus ripios sin que tenga que pagar un céntimo. Ah, una cosa más… me gustó lo de “señor ándele”, pero ÁNDELE se escribe así, con tilde, porque es una palabra esdrújula. Comience por escribir bien, señor poeta.

      Eliminar
    8. que tenga larga vida, don anónimo y que mi buen Dios no me aparte de sus ojos...

      Eliminar
  5. que se llama soledad es una canción que cualquiera puede encontrar en la web. En un parte de la canción, sabina, copia literalmente a un tango escrito hace 100 años,en Argentina, por Pascual Contursi. En una parte DEL Tango, Contursi escribe: de noche cuando me acuesto, no puedo cerrar la puerta, porque dejándola abierta, me hago ilusión que volvés. Sabina en una parte de la canción que se llama soledad, copia:o duermo y dejo la puerta de mi habitación abierta por si acaso se te ocurre regresar.

    ResponderEliminar
  6. Carxemlui: felicito a usted por lo simple y bien hecho. Yo andaba buscando "donde habite el olvido" en Bécquer y en Cernuda para mi [ https://daniellebrato.com/ ] y usted me hizo caer en Sabina y en que el rule continúa, claro que sí. En cuanto al tercio de varas que veo que ha puesto alguno en sus comentarios, nada que decir: la cultura los cría y ellos se juntan. La culpa es nuestra por engordarles el ego y el oído. Enhorabuena otra vez por esta página que volveré a visitar ya sin prisas.

    ResponderEliminar
  7. Carxemlui: felicito a usted por lo simple y bien hecho. Yo andaba buscando "donde habite el olvido" en Bécquer y en Cernuda para mi [ https://daniellebrato.com/ ] y usted me hizo caer en Sabina y en que el rule continúa, claro que sí. En cuanto al tercio de varas que veo que ha puesto alguno en sus comentarios, nada que decir: la cultura los cría y ellos se juntan. La culpa es nuestra por engordarles el ego y el oído. Enhorabuena otra vez por esta página que volveré a visitar ya sin prisas.

    ResponderEliminar